martes, 4 de marzo de 2014

Esa palabra llueve



No hace falta decir  llueve,
Y sin embargo, la lluvia, esa que moja la ventana y diluye la nostalgia, es algo que acontece cuando yo digo llueve y el verbo es gota sobre las hojas verdes de los árboles.
Llueve sobre mi frente fresca
gravemente
con suavidad de agua.
Vuelvo a decirlo para que no cese y el día se disuelva en la tierra barrosa.
Llueve una lluvia dulcísima
llagándome de alegría de ternura de terciopelos mojados
y entra la lluvia adentro de mi boca
y digo llueve llueve llueve
y cae un aguacero
que canta amado en la mañana
que comienza porque yo digo ahora
como antes dije llueve
y las palabras son eso que se derrama como agua que moja los renglones y se mete en los charcos.
Y digo con burbujas para que llueva mientras sea siempre hoy. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...