sábado, 12 de abril de 2014

Tarea de bordado

Te bordaré mi rostro
con una hebra de hilo sutilísimo.
y en dos o tres pespuntes se me verá la risa volando por la tela.
Después vendrás,
cuando sea la noche,
y con tus hilos azules me darás un paisaje de árboles y ríos.
Yo dormiré con la música de agujas bordadoras
y el viento de la orilla acunándome.
A la mañana,
en el ruedo envainillado de las sábanas,
quedarán los zurcidos de los sueños dormidos.
Tras de los dobladillos diremos dos palabras
y el día se llenará de plumas y de encajes.
Entrarán en ojales los botones de nácar.
Abriremos presillas.
Me prondré mi dedal -ese que tiene un hada- y bordaré la vida hasta la otra mañana.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...