jueves, 31 de julio de 2014

Maïa y un enero juntas en París

Querida Maïa mía:
No falta mucho para que nos vayamos juntas a París. Cuando se acabe este año, estaré tocando la puerta de tu casa en Marsella y prepararemos tu maleta para ir a pasear. Un día, frío y ventoso, con toda seguridad, arribaremos a la Gare de Lyon y, después de dejar el equipaje en algún hotel, iremos a Clunny para ver "La Dame et la licorne". Ella me espera siempre que yo viajo y esta vez te conocerá. Te mostraré cómo se sube en puntas de pie, entre peines, espejos y cofres medievales, para entrar en la penumbra de su perfume que invita a conocer y desear. Otro día, tomaremos un RER y jugaremos a ser Marie Antoinette en la Orangerie. Llevo para vos palabras y relatos de otra infancia en el sur, más allá del océano que siempre nos separa y no me deja ser tu tía cada uno de los días que nos tocan vivir. Hablaremos en tu lengua materna y en tu español lleno de erres guturales y deliciosos neologismos que me asaltan el corazón.
Ahora, en este invierno, te digo que me esperes. Pronto salgo para allá.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...