sábado, 9 de agosto de 2014

Carta a una señorita en Marsella (I)

Maïa:
Quizá necesites ahora que alguien te ayude a leer en español. No importa. Yo necesito que me ayuden a leer en francés y soy como cinco veces más grande que vos.
Pensaba que, cuando estemos en París, me gustaría llevarte a un lugar que a mí me gusta mucho, pero mucho, mucho: es el Musée du Moyen Age. Cuando entremos vas a ver que es un pequeño palacio hermoso. Adentro hay expuestas cientos de cosas lindas que usaban las damas y los caballeros: peines de marfil, cofrecitos, espejos, libros con miles de dibujos con tinta azul y de oro, vestidos, armaduras. La Edad Media sucedió hace muchos siglos, en la época del rey francés Carlomagno. Pero lo más lindo de ese museo es subir por una escalera de madera y llegar a una sala donde hay colgados unos tapices: son seis y se llaman "La Dame et la Licorne." y ya te voy a contar, cuando estemos ahí, qué significan. Yo quiero mucho a la dama. Y cada vez que voy a París la visito, a veces más de una vez. Me gusta quedarme sentada en la penumbra de esa sala donde ella y yo tenemos largas conversaciones acerca de las sensaciones y la forma de conocer. Vos pensarás que ha de ser aburrido ir siempre al mismo lugar, pero cada vez que entro allí veo algo distinto, descubro alguna cosa que no había visto en el encuentro anterior: son secretos que la dama guarda para revelarme cada vez que puedo ir a visitarla.  En mi casa de Buenos Aires, además, tengo un cuadrito con uno de esos tapices para no olvidarme de ella.
También pensé que nos podíamos tomar el RER e ir a visitar los palacios de Versailles, los del rey Luis XVI y la reina María Antonieta, pero eso te lo cuento en otro mail.
Si querés contestame en francés y yo le pido a Claudio que me ayude a entender. ¿A vos qué te gustaría que visitemos en París?
Te dejo una imagen de La Dame et la Licorne para que la vayas viendo. 
Un beso inmenso
La tía

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...