jueves, 11 de septiembre de 2014

Ser maestros

Enseñamos a leer y escribir: desde que las letras son jeroglíficos incomprensibles, y luego monigotes despatarrados que se resisten a obedecer. Enseñamos a leer y escribir que es mostrar un camino para aprender a descifrar una ruta que se abre en infinitos senderos. Enseñamos a leer y escribir que es internarse muy adentro para hallar las palabras que nombren los fantasmas, las alegrías, las tristezas, las rabias: los que son propios y necesitan los verbos que los nombren. Enseñamos a leer y escribir que es volver transparente la risa y los sueños que han soñado los otros poniéndoles palabras. Enseñamos a leer y escribir que es ir desenvolviendo el pensamiento de a pasos chiquititos para que se haga propio, inédito e insólito. Enseñamos a leer y escribir que es -para nosotros, los que enseñamos- aprender a ver las cosas desde otra perspectiva, que es pensar cómo caminar al lado del que anda aprendiendo, que es darse cuenta de que no podríamos hacer otra cosa que enseñar a leer y escribir porque ese acto es pura inauguración de la maravilla de ser seres humanos. Enseñamos y aprendemos porque ellos, los que aprenden, nos enseñan, también, a leer y escribir ese río sagrado en el que vamos juntos y es todo una alegría -con sinsabores, como toda alegría verdadera.
¡Feliz día, maestros!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...