domingo, 12 de octubre de 2014

Bueno, ya está

Quiero dormir hasta que el día cambie y se lleve esta extraña tristeza compuesta de vacíos, esta nostalgia de caramelos rotos y papeles perdidos. Quiero dormir hasta que suba el sol y entibie las aristas y abra las ventanas, y los cuartos astillados de la infancia vuelen entre los vidrios con un viento de aquellos. Quiero tener un fragmento de cielo que sea todo mío donde yo pueda dibujar con unas tizas húmedas las caricias que debí haber merecido alguna tarde de portafolio nuevo, un fragmento de cielo donde suene otra vez la voz grisácea de mi padre hablándome para que yo comprenda la urgencia  repentina de su historia. Esto es un duelo -ni más ni menos otro- no solo de una muerte sino el entierro de lo que nunca fue y deja mordeduras indelebles y oscuras. Quiero dormir hasta que vuelva otra luna redonda, cristalina, sea la madrugada y yo diga: "Bueno, ya está", se suelten los pespuntes y me importe una nada lo que no haya pasado sino lo ancho y hondo que pueda suceder de ahora en más. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...