El ovillo y el amor

Los días son madejas infinitas que estiro hacia una punta y ovillo hacia la otra.
Y ahí, donde estás vos, puedo poner la cabeza entre tus manos
y descansar.
Porque el amor es eso: unas manos para ovillar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

¿Por qué leer?