miércoles, 26 de noviembre de 2014

La sangre de mi sangre

En el desierto extenso, expulsada de todo, tan solo con la sombra de mis libros y una pequeña pala que busca las raíces en esa misma  tierra que desea mi alma. Rossignol, nacido en Algeciras, ¿cuándo cambió su nombre? ¿En qué exacto momento en la punta del agua se inclinó sobre el libro y le pidió a Dios que cuidara su patria que era solo el lenguaje? "Manuel, mira allá arriba.", le dijo. "¿Qué, mi Señor? Solo veo un pájaro. Es grisáceo y efímero."  "Escucha cómo canta." Y el pájaro  tembló sobre la encina y el corazón del hombre se rindió a la evidencia. "Soy esa ave que canta encima de las ramas", dijo. Y Dios le concedió su nombre Rossignol para que sangre de su sangre la buscara en los libros. 6000 volúmenes como si fueran años. Expulsada de todo, buscando mi simiente, en el desierto extenso, voy yo, la que no tiene otra patria que no sea su lengua, que no sean sus libros . Rossignol, nacido en Algueciras, mi tatarabuelo andaluz, balbuceaba en su lengua, expulsado de todo. Y yo, 6000 libros más tarde, le rozo las yemas de sus ásperos dedos en la tarde que cae, roja como la sangre de la patria que quiero en el ancho desierto, en el adentro de este cuarto en que escribo el nombre de ese hombre: Manuel Rossignol, la sangre de mi sangre.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...