Pensándome

Los que me toman las manos.
Los que rezan por mí.
Los que me dicen que sí.
Los que me guardan en su pecho.
Los que me ofrecen consuelos diferentes y a medida.
Los que me tejen una bufandita para el frío.
Los que me hacen tostadas.
Los que me besan desde lejos.
Los que no saben y sonríen.
Los que me acunan con sus palabras.
Los que me dan talismanes y milagros.
Los que escriben mi nombre para que sea protegido.
Sepan que,  cuando el cuerpo es un desierto inhóspito y vacío, solo se sobrevive porque ustedes están pensándome.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes