jueves, 20 de noviembre de 2014

Regreso a casa

Ahora voy a llegar a la esquina. Me bajaré del transporte y miraré a la izquierda para cruzar y alcanzar el cantero; después, a la derecha para llegar a la vereda. Caminaré por la calle de tierra que esta mañana tenía charcos. ¿Estarán ahí todavía? En la quinta de los Berger ladrarán los perros y en la casa de enfrente la brisa moverá un atrapasueños con sonido de cuento. En la esquina me saludará el señor de la cabina que ya sabe mi nombre. Responderé el saludo al pasar y doblaré con el perfume de los tilos como una esponja suave y fresca. Cuando corra la reja, los perros vendrán galopando a saltarme en el pecho mientras Margaux maúlla, siempre a mi derecha, sin que yo pueda verla. Lou llegará cuando haga la cena.  Desandaré el sendero de Oz hasta el patio donde el jacarandá se desmaya de lilas entre las hojas. De espaldas a la mesa, dejaré caer mi mochila sobre la mesa y habré llegado a casa como hace once meses.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...