viernes, 12 de diciembre de 2014

Nietos/la identidad de todos

Cada nieto es un fragmento que vuelve, la isla que no estaba dibujada en el mapa (pero sabíamos que existía), el gajo que debía haber prendido, la palabra que faltaba acentuar. 
Cada nieto se recupera a sí mismo y trae consigo a sus padres, llevados a la tortura en la honda noche de la sangre estallada; crea un nuevo organismo que vive y en el que las abuelas vuelven a tejer, los tíos cuentan cuentos que no habían querido olvidar y los primos esperan con la pelota picando treinta mil años en la vereda familiar.
Cada nieto recupera lo que le faltaba a esta tierra y se sienta a la mesa en que todos comemos en una silla que le habían guardado sus papás. Brinda, canta y se deja rodear por los compañeros que sobrevivieron, los amigos, la maestra vieja de aquella escuela,  el verdulero de la otra cuadra, el peón del pueblo y la provincia vecinos. Todos pasan, lo abrazan y le agradecen porque cada nieto posee el fragmento de risa que nos falta para reírnos para siempre, para alegrarnos de que la vida ha vencido a la muerte y de que nosotros somos muchos y más.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...