domingo, 28 de diciembre de 2014

Un viaje/ Día -1: Carta a una señorita en Marsella (III)

Querida Maïa:
Y parece que lloverá. No tenemos que olvidarnos del paraguas. Ya puse el mío en la maleta. No nos va a asustar una lluviecita de invierno en París, ¿no es cierto?
La cuestión es que en apenas cuarenta y ocho horas estaré bajando de ese avión para ya, de una buena vez, por fin, menos mal, era hora, darte miles de besos y de abrazos.
Te llevo muchas sorpresas en la maleta y lápices para que dibujemos y escribamos. Pensaba que, si tus papás lo permiten, puedo irte a buscar un día a la escuela e irnos juntas a merendar por ahí. No sabés cómo me gustaría esperarte en la puerta de tu école y verte salir con los otros niños y la mochila en la espalda. Porque, si nos ponemos a repasar, nos debemos como cientos de salidas de la escuela, de fines de semana, toneladas de dulces y leches chocolatadas, diez cumpleaños, otras tantas Navidades y nueve Años Nuevos. Eso es demasiado para una vida.
Pero, bueno, no es el momento de las cuentas hacia atrás; sino de los deseos para adelante.
Y para ese futuro -que ya está al alcance de los dedos- quiero que me esperes que ya estoy llegando.
Te quiero.
Nos vemos el martes.
Besos, abrazos, cachetonazos y más, mucho más.
La tía Julieta

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...