domingo, 11 de enero de 2015

Nostos/ El mundo

Esa luz que a las once de la mañana cae sobre las sábanas deshechas.
El olor del café un poco más tarde de las seis.
El verano saturado de verdes.
La parra y su enrejado luminoso de uvas.
Oír los perros ladrar junto a la puerta.
Las ranas que saltan como antílopes desnudos en la noche.
La fragancia del tilo y sus hojas caídas.
Las fuentes, los sabores, los sonidos de la loza a las diez.
Tu mano en mi cintura para llegar al día.
La casa -nuestra casa- llena de papelitos pegados en el botiquín.
Los libros, mis dibujos, tus canciones.
Mi gata y la tuya a la hora de ver televisión.
El amor que encierra la palabra extrañar.
Antes o después se regresa y todo tiene el sonido de tu voz.

1 comentario:

Poeta745 dijo...

Me encantó el poema. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...