viernes, 23 de enero de 2015

Un viaje/Día 24: A Madrid y el regreso

Kavafis lo dijo mucho mejor que yo: el viaje es el ir yendo, de aquel calor a este frío, de este frío a aquel calor. Y entonces algunas tempranas conclusiones antes de que se acabe este camino:
*las iglesias son todas más o menos iguales: debes alzar la vista para mirar a Dios -o los grabados que lo reemplazan- lo cual, no casualmente, resalta tu pequeñez.
*las ciudades son bellas: a su manera cada una tiene un secreto para ofrecer.
*salvando las distancias, costumbres, y particularidades todos los seres humanos somos más o menos iguales: comemos, respiramos, gritamos...
*el mundo es de una belleza inefable y una sarta de vivos se adueñaron de él y nos cobran por disfrutarlo.
*en las viejas ciudades no se ven perros ni niños sueltos.
*las torres de las catedrales son dedos que sobresalen en la distancia apuntando a Dios.
*la lengua es una patria cuando una está lejos.
*los seres humanos somos solidarios por definición: a algunos -muy pocos- se les ha emponzoñado el alma -generalmente pertenecen a la sarta de vivos nombrados más arriba por eso estamos así.
*los niños del mundo son iguales solo cambia el contexto que permite o impide una infancia feliz. Mientras no cambie eso, la sarta de vivos seguirá arruinándonos la esperanza.
*siempre se trata de mirar con alegría, demorándose en los detalles: una cerradura, una pestaña en un mármol, un pájaro volando, la vuelta de una columna.
*el tiempo es una condición del conocimiento: en cada lugar que he estado, el espacio me regala las imágenes superpuestas de lo que ya no está: Paula me sonreía en el Güel, Claudio caminaba en Montpellier, hallé a mi hijo en la plaza del Louvre, los marineros anclaban en el Port Vieux, Atenea sacudía sus peplos azafranados en aquella callejuela de Delfos, Fray Luis me cruzó en Salamanca y vi partir a Rodrigo de Santa Gadea de Burgos con los trescientos fijosdalgo.
*cada peso que he ganado trabajando y gastado viajando es el peso más aprovechado de la vida.
*los museos son sitios en los que la taxonomía y la historia alumbran nuestra felicidad.
*las redes permiten compartir lo que una tiene la suerte de vivir: la vida tiene sentido cuando se puede transmitir.
*por una u otra razón los seres humanos de bien nos sentimos orgullosos del sitio donde nacimos.
*la familia dispersa se acerca en el periplo y se agregan personas como Anna de una luminosidad cristalina.
*se comprueba -otra vez- que en la dificultad todos tienden a la mano: gracias a quienes me ofrecieron teléfonos en Atenas o me pusieron en contacto con familiares y amigos catalanes. Llevaré siempre sus gestos en mi corazón.
*el viaje -este- llega a su fin en cinco días: deseo regresar a mi casa, a mis afectos, a mi trabajo. El otro viaje  espero dure muchos  años más.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...