Un viaje/Día 4: mi sobrina

Qué simple es el amor.
Qué liviano y qué fresco.
Qué mucha cosa suave.
Qué cuánta alegría que canta.
Qué risa es.
Qué silencio poblado de miradas.
Qué bello y suave de ternuras.
Qué ojos que se prenden.
Qué miedos que se apagan.
Qué luz azul.
Qué cuándo cómo crece.
Qué fácil el amor.
Qué fácilmente fácil es.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes