lunes, 2 de febrero de 2015

Un tren


Yo quiero ver un tren,

llévame a ver un tren,

no los recuerdo
yo quiero ver un tren. 
Luis Alberto Spinetta

Atrás, lejano, perdido en el espacio nocturno y silencioso, oigo pasar un tren. Apenas un sonido que se pierde mientras la madrugada se calza sus zapatos rosados olvidados al borde de algún lecho. Se abren puertas que fueron cicatrices  y las sombras se mueven, lentas junto a los vidrios. Ha quedado la ropa por tender en su instante de agua. La palabra se queda solitaria en el borde de la frase que no termina de cuajar y el tren araña la piel de la mañana que no es, que limita aún con el escondite perfecto de las luces. Como si fuera verdadero, o pasado, o ajeno, el tren pasa con su confianza abierta en la otra estación, en las migajas de su esplendor sonoro que se aleja, en el día que -inevitable, se ha echado a andar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...