Eso no alcanza

Dijo
Y el alma se rompió en astillas que cayeron debajo de los muebles.
Después pasó la escoba
la pala
el trapo
y quedaron las huellas de tanto que no alcanza.
Y a Miguel por doler le dolía el aliento
Pero no alcanzaba
Y eso era tan solo todo,
Miguel,
Con tres heridas: la de la vida, la del amor, la de la muerte. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes