lunes, 26 de octubre de 2015

Hay que pasar el invierno

De pronto se acabó el verano.
Y hay -otra vez- que pasar el invierno.
Y volverá a hacer frío,
la sopa será escasa y no habrá gas para calentarla,
y zurciremos el saco que zurcimos hasta hacerlo remiendo,
y no diremos nada sobre nuestra memoria porque estará prohibido,
y se hundirán las tablas que poco a poco habíamos ido levantando.
Hay que pasar el invierno.
No nieva aún,
pero cae una lluvia,
finita,
granizada,
que te taladra las vueltas de la pena.
A la final, vio, se trata de que la vaca se suelta de su atadura
y la conciencia se va con ella.
Es eso.
El pasto de la vereda de enfrente siempre es más verde.
Sobre todo en verano.
Y ahora
que hay que pasar el invierno:
se morirá la vaca de hambre y nosotros con ella.
Otro dolor y ya son incontables.
La escarcha quemará las raíces -por lo visto no eran muy profundas-.
Tiempos de puertas para adentro.
Y el viento que nos arremolina en los pie de página de la historia.
Otra vez.
Desde Mariano Moreno que sucede lo mismo.
Y no voy a llorar.
Desde ese entonces que me aguanto las lágrimas.
Me siento en la puerta de casa a ver pasar las hordas encapuchadas y con guantes de acero.
Parece que festejan lo que yo me aguanto desde entonces.
Es otro invierno que llega.
Hay que pasarlo: guardar reservas, callar silencios, continuar escarbando.
Allá,
en lo inquietante y profundo,
el sol está latiendo todavía.
Hay que encontrarlo y sentarse en la ronda para que pase -pronto, lo más pronto posible- este terrible invierno.
La patria sigue siendo el otro aunque elija que pasemos -otra vez- el invierno.

3 comentarios:

graciela dijo...

Tristísimo, poético y real. Gracias!!!!

Darío dijo...

Pienso que tal vez, volvamos a ganarle a los apóstoles de la tristeza invernal, infernal. Un abrazo.

Mg. Prof. Delia Beatriz González dijo...

Hay que cuidar los brotes para la Primavera, que ha de venir, seguro, por nuestra esperanza rabiosa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...