Melodrama

No me mires.
Me pondré tacones tan altos que nunca podrás alcanzarme.
Un vestido tan suave que no podrás siquiera rozarme.
No me hables.
Tendré pendientes tan agudos que tus palabras no se atreverán a acercarse.
Me pintaré la boca tan violenta que mis verbos tendrán temor de pronunciarse.
No hay nada.
Solo
fue un buen melodrama.
Ha terminado la función.
Algunos aplauden.
Y se cierra la sala.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes