jueves, 21 de enero de 2016

Nómade

Ahora me doy cuenta
de que hay una gramática en estos cuartos que todavía desconozco
de que se me escurre la combinatoria de los sonidos y la forma en que el sol se refleja a las cuatro sobre el ángulo agudo de los vidrios. 
Tengo una vida en tránsito,
un movimiento infinito que carece de todo sustantivo
y no soy yo con tanto verbo sobrándome al costado. 
A esta hora,
a solas en la casa, me deslizo entre palabras todas: hiedra, dichondra, canto, lluvia, raíz, silencio. 
A esta hora, 
a solas en la casa, bebo lenguaje que iré perdiendo a lo largo del año en mi periplo nómade y ausente.
El regador estrella sus gotas contra el muro y las turgentes plantas se las beben. 
Yo me dejo mojar hasta que cambie el día y me vuelva a habitar. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aun lloro contigo Julieta, por tí, por mi, por ambas y por todas las cigotas.
abrazos
tole

Anónimo dijo...

Aun lloro contigo Julieta, por tí, por mi, por ambas y por todas las cigotas.
abrazos
tole

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...