sábado, 9 de julio de 2016

Hay una patria que cose

Oscura y desasida hay una patria que cose tres palabras para hacerlas volar.
Dicen que el 9 sale un sol como limón prendido del celeste.
Y ella cose con la barriga llena de recuerdos:
Castelli y su lengua de trapo.
Moreno nadando en el océano helado del amor.
Belgrano como una turquesa junto al río.
Juana que es tigre y mariposa.
José, el de las altas cumbres.
Martín Miguel en montonera.
Rodolfo y su carta de fiebre.
Eva en el tren de Los Toldos.
Julián que hirió la vida y cayó de un avión.
Tosco reventando los tímpanos del mundo.
Estela con su espuma de peces.
Y la rabia que siempre fue de todos y de nadie.
Y la vida que hicimos cuando pudimos juntar las manos en la calle.
La patria cose con dedos afiebrados tres palabras.
Y el hilo es largo y zurce los pedazos que tenemos colgando por ahí.
Tres palabras.
El futuro es un poco de sombra en estos años, pero los pibes miran y se ríen.
¿Por qué será que los niños pueden reír contra la furia del mundo y nosotros ya no?
Nosotros no vinimos de los barcos: ya estábamos aquí, desafiando los vientos y las lluvias, por sostener el fuego para que ella cosa, limpiándole la muerte a cada hora, para que sea buena, para que sea nuestra, para que sea patria y nos acune alguna vez.
Independencia cose.
Justicia cose.
Y libertad.
Y se le caen temblando las palabras contra el cielo del sur.
Y nosotros cantamos para cuidar su belleza de patria
bajo un cielo en que el sol estalla de limones.
Hay que cuidar la patria, dice uno.
Y nos apretamos para que el viento no lastime con balazos, con pedradas, con horrores lo que supimos conseguir.
Con sus hilos zurcimos los cielos para volver a remontar poniéndole pañales a la alegría y ser puros y buenos para que nadie muera más.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...