viernes, 21 de octubre de 2016

La verdad

Como una hoja fría se ha limpiado la herida. Ahora mana una sangre roja, una sangre que duele en el tajo abierto de la carne, una sangre que me moja la boca y tiñe mis palabras. Cierro los ojos para apartar imágenes de fuego que giran en el amanecer que entra por los vidrios. No hay reescrituras. Estoy desnuda y sangro. Es una sangre roja. Es una sangre limpia. Con las piernas inmersas en la tierra, despliego mis raíces. La verdad no tiene sustitutos: es una hoja fría, es un filo de oxígeno brillando con su pulso en la tormenta. Y sangro, mientras me río con burbujas de luces que rompen el curso de las lágrimas. Hay pájaros volando entre mis muslos largos. Son unas aves blancas y se tiñen de sangre. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...