¿Y Santiago? (2)

Si me ocurriera
una silueta fugitiva
una amargura que se escapa
un animal corriendo por la estepa,
preguntaría qué hicieron de tu vida.
Los huérfanos de lengua y de memoria no contestan.
Se olvidaron que crecen arrabales con la furia
y hay que matar al asesino caminando en las calles
con mareas de voces que irrumpan como pájaros en tu cuerpo que grita
en la región oscura de la muerte que no es porque no tiene boca ni voz ni huella.
Es difícil la noche, la ruta, los retenes...
y la misma pregunta que calumnia la vida
sobre la fortaleza sin fin de las heridas.
¿Dónde?
¿Dónde está?
¿Dónde está Santiago?
¿Dónde?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes